Medio Oriente a punto de estallar por el tema de Jerusalem

SANTO DOMINGO.-El presidente de EE.UU., Donald Trump, anunciará oficialmente este miércoles que Washington reconoce Jerusalén como la capital de Israel, según un alto portavoz de la Casa Blanca. Asimismo, el mandatario estadounidense ya ha comunicado por teléfono al presidente de Palestina su intención de trasladar la Embajada de EE.UU. a Jerusalén. A continuación, explicamos cuál es el origen del problema, qué quiere conseguir Trump y cómo afectará la decisión de Washington al proceso de paz palestino-israelí.

¿Cuál es el problema?

En 1980, Israel declaró Jerusalén como su capital “única e indivisible”, incluida la parte oriental de la ciudad, ocupada en 1967 tras el final de la Guerra de los Seis Días. Los palestinos, a su vez, consideran Jerusalén oriental como la capital de su país.

El mundo nunca reconoció la anexión y el estatus de la ciudad empezó a ser considerado uno de los problemas centrales del conflicto palestino-israelí, que debería resolverse sobre la base de un acuerdo con los palestinos. Por ello, todas las embajadas extranjeras en Israel se encuentran en Tel Aviv.

¿Por qué Trump quiere trasladar la Embajada?

“Yo he sido leal a Israel desde el día en que nací”, decía Trump en una entrevista en junio de 2015, en la que afirmaba ser el único candidato “que dará un apoyo real a Israel”, “el tipo de apoyo que necesita”. En la misma línea, Trump prometió en su campaña electoral de 2016 que trasladaría la Embajada estadounidense en Israel a Jerusalén.

El presidente de EE.UU., Donald Trump, habla con los periodistas en Washington (EE.UU.), 2 de diciembre de 2017. / James Lawler Duggan / Reuters
Entre las razones internas se apunta a la posición de la hija del presidente, Ivanka Trump, y su yerno Jared Kushner, que profesan el judaísmo y tienen una cálida relación con Benjamín Netanyahu, así como a la de los cristianos evangélicos estadounidenses, unos de los principales representantes del electorado de Trump.

Según los expertos consultados por Fox News, para 60 millones de creyentes el traslado de la Embajada a Jerusalén podría convertirse en un evento histórico y glorificar el nombre del mandatario “durante miles de años por su acto de valentía”.

¿Tiene una base legal para hacerlo?

Sí. El Congreso de EE.UU. adoptó en 1995 una ley para trasladar de Tel Aviv a Jerusalén su Embajada en Israel. Pero debido al estatus en disputa de la ciudad y a la sensibilidad del problema en relación a las relaciones con el mundo árabe-musulmán, todos los presidentes estadounidenses, incluido Trump, han ido firmando cada seis meses un documento posponiendo la implementación de esta decisión. En junio de este año, el Senado de EE.UU. aprobó una resolución simbólica que celebraba el aniversario de la reunificación de Jerusalén y pedía al mandatario que cumpliera con la ley de 1995.

¿Qué piensa la comunidad mundial?

Varios líderes árabes y mandatarios de otros países han advertido al presidente de EE.UU. del peligro de reconocer Jerusalén como capital de Israel.

Tras recibir la llamada telefónica de Trump notificando su intención de trasladar la Embajada estadounidense de Tel Aviv a Jerusalén, el presidente de Palestina, Mahmud Abbás, señaló que una medida como esa tendría “consecuencias peligrosas”.
Las autoridades de Turquía aseveraron que la decisión sería una “gran catástrofe”. El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, amenazó con cortar las relaciones diplomáticas con Israel en caso de que EE.UU. reconozca a Jerusalén como capital.
Banderas de Israel y EE.UU. ondean en la Embajada de EE.UU. en Tel Aviv (Israel), 6 de diciembre de 2017. / Amir Cohen / Reuters
El ayatolá iraní Alí Jameneí ha tachado la intención de Trump de gesto de debilidad que no impedirá la liberación de Palestina de la ocupación israelí.
En la misma línea, la jefa de política exterior de la Unión Europea alertó de que la decisión puede poner en riesgo el proceso de paz entre Israel y Palestina.
Moscú y Londres también han expresado su preocupación, al igual que el papa Francisco, quien ha llamado a la “sensatez y prudencia” y ha pedido que se respete el ‘statu quo’ en Jerusalén.

Comparte en tus redes

FacebookTwitterGooglePinterest


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *