Sexo anal: perjuicio o placer

POR Carolina Abreu
Tomado de SD OESTE AL DIA

carolina

Sexo: conjunto de individuos que combaten una misma condición orgánica.
Prejuicio: opinión preconcebida, generalmente negativa, hacia algo o alguien.
Placer: puede ser definido como una sensación o sentimiento positivo, agradable o eufórico, que en su forma natural se manifiesta en individuos.

El sexo para ser placentero siempre tiene que ser consentido, Algunos odian la simple idea, a otros les encanta. Lo cierto es que el despierta curiosidad. Después del clítoris, el ano es la zona con más terminaciones nerviosas del cuerpo, por lo que es especialmente sensible.

Para practicar el sexo anal debe existir previamente un convencimiento de que se trata de una actividad sexual perfectamente normal entre personas que llegan al acuerdo mutuo de realizarla. Y sólo en ese contexto puede proponerse al otro como novedad, como curiosidad o como algo a repetir con la frecuencia que se desee y la única manera de hacerlo es diciéndolo directamente.
Nadie debe obligarte a hacer algo de lo que no estés absolutamente convencida. Hablan de temores o cábulas, tu supiste Ninguno de estos temores es real. Lee y aprende.
Si se dilata y lubrica bien el ano no tiene por qué producir dolor y la identidad sexual no se modifica por disfrutar del sexo anal. El ano debe estar limpio (agua y jabón es suficiente) y también conviene que lo esté el recto (para lo que se requiere defecar antes de practicar el sexo anal o ponerse un enema de limpieza).
Quizás por eso, siempre resulte recomendable utilizar preservativos en el coito anal, además de para evitar contagios venéreos. Los hay específicamente fabricados con este propósito. Hay algunos que tienen función olorizante y en conjunción con el lubricante adecuado se podrá evitar que las partículas fecales salgan con el preservativo.

Las personas que tengan hemorroides, fisuras en el recto o cualquier otra patología anal deberían evitar la penetración hasta superar el problema. Otro aspecto que hay que tener en cuenta es el uso del preservativo en todos los casos en que haya penetración, como precaución, ante la posibilidad de transmisión de enfermedades y también como protección higiénica. Nunca se debe hacer una penetración vaginal posterior sin haber cambiado el condón (si lo usan) o higienizar bien el pene porque se pueden transmitir bacterias, todo esto es concerniente a lo que es la higiene dentro del acto sexual.
La relajación es el paso previo e imprescindible para lograr luego la dilatación del músculo, es recomendable haber evacuado al menos una hora antes para evitar los reflejos naturales del cuerpo al momento de sentir que un cuerpo extraño se introduce por esa parte de la anatomía.

El ritmo que se debe adoptar es diferente al de la penetración vaginal, la suavidad es la clave del buen sexo anal de acuerdo a lo que dicen los expertos. Todo esto es referente a la relajación que debes tener al momento del acto sexual.
El coito anal produce extrañas sensaciones agradables a la mujer, pues el ano contiene numerosas terminaciones nerviosas que pueden erotizarse, pero no la conducen al orgasmo, pongan mucha atención ya que existen muchas confusiones con respecto a eso, esto es en cuanto a la sensación, no a obtener un orgasmo a la hora de realizar este acto sexual.

Para que las mujeres alcancen el orgasmo con el sexo anal debe añadirse estimulación al clítoris. Es decir, que mientras se practica el sexo anal ellas deben masturbarse para lograr el orgasmo, También puede hacerlo él. Pero le resultará difícil coordinar sus movimientos de cópula con los de sus dedos sobre el clítoris, lo que no garantiza mucho el orgasmo femenino.

Al finalizar el coito anal la extracción del pene debe realizarse con la misma suavidad que la penetración. Es recomendable utilizar un lubricante a base de agua ya que esto facilitará la penetración.
Puede llevar un tiempo habituarse al sexo anal. Tú y tu pareja pueden estar de acuerdo con la idea, pero tal vez no para empezarlo ya. Y está bien, así que no deberían forzarlo. Comiencen por introducir un juego anal en su rutina sexual. O dense un baño juntos y traten de deslizar un dedo dentro del ano. Tómatelo con calma, tanto el acto, como el tiempo hasta llegar a hacerlo.
Contrario a la vagina, el ano no produce su propio lubricante cuando la persona se excita. Así que se recomienda un montón de lubricante para prevenir desgarres y dolor en la zona anal. Trata de que sea a base de silicón, que los de base de agua pueden aumentar el riesgo de contraer ETS durante el sexo anal. Pero recuerda siempre utilizar un condón nuevo cuando cambies entre el ano, la vagina o la boca. Recuerda siempre lo más importante de la relación eres tú, siéntete bien y disfruta, te digo, se feliz aunque sea por joder a otro.

Comparte en tus redes

FacebookTwitterGooglePinterest


,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *