Irse del PLD no es nada. La tarea dura es ayudar a formar una mayoría electoral

POR JOSE RIVAS

La Política es pasión. Lo malo es que cuando esa pasión se desborda, los resultados pueden ser funesto. Por eso en política hay que saber administrar las pasiones. Y administra las pasiones conlleva echar hacia un lado los egos, y comenzara a leer las señales de los tiempos de forma más sosegada e inteligente.

En estos días las pasiones están a dos por chele en el Partido de la Liberación Dominicana. Leonel Fernández, tres veces presidente de la República, pelea como una fiera para demostrar su verdad sobre los resultados de la primarias.

Los contrarios dentro del partido sacan sus garras afiladas para dejar sin aliento al “LEÓN”. El PLD está en el ojo del huracán con la crisis. Una crisis que tenía que llegar, debido a la polarización de las fuerzas de los leonelistas y los danilistas.

Qué Leonel tiene que ir? No sería la primera vez que un líder de esa categoría abandona un partido adulto, para formar tienda a parte. Ejemplo típico de los dominicanos es Juan Bosch.

Ahora bien, la posible salida de Fernández tiene que ser sin egos, con el apasionamiento controlado y que una visión perfecta para leer las señales de los nuevos tiempos.

Una de esa posiciones,a mi entender, es que el bloque de Leonel salga del PLD, pero para ayudar a forma una amplia mayoría que pueda derrotar a una dirigencia morada que no está por abandonar el poder tan fácil.

Una mayoría donde sus dirigentes provoquen a la oposición para que abandonen la práctica de una política “perfumada”.

Que la oposición este en disposición de dejar el “cuero” en el terreno de la lucha política. Que surja el sacrificio.

Si las intenciones no son esas y otras que se puedan añadir, sería en vano que Leonel y su gente se vayan del Partido de la Liberación Dominicana.

Comments are closed.